Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 412

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 412

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 415

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/plugins/system/jfrouter.php on line 315

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/plugins/system/jfrouter.php on line 316

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/coaching/public_html/configuration.php:1) in /home/coaching/public_html/plugins/system/jfrouter.php on line 317
Una muestra de nuestra Iluminación Masiva
Inicio Preguntas a Coaching Una muestra de nuestra Iluminación Masiva
Una muestra de nuestra Iluminación Masiva

Voy a escribir lo que me relató un querido amigo tratando de ser lo más fiel a su descripción y usando en la medida de lo posible los mismos términos con que me los describió:

"Vengo practicando la reprogramación e integración divina y ahora puedo palpar sin lugar a dudas, cómo nuestra iluminación se extiende de maneras ilimitadas.

Mi padre, de avanzada edad, el otro día se quedó esperándome en el auto, mientras yo hacía una gestión en el banco. Cuando regresé me encontré con un escenario bastante extraño. Por un lado la alarma de mi carro estaba sonando como loca y por otro, mi padre -que normalmente se hubiera estresado completamente sin saber cómo apagarla, o sintiendo esa culpa que sienten las personas mayores por no saber usar la tecnología- estaba fuera del auto riéndose a carcajadas de una manera hermosa y a la vez completamente inusual. Era otra persona.

Normalmente mi padre mantenía una posición encorvada, un rostro serio y avejentado, ojos desconfiados y muy calculadores. Pero ahí estaba parado junto a un jardín con los ojos brillantes, una sonrisa perfecta que lo iluminaba todo y con 30 años menos. La gente a su alrededor estaba un poco confundida y yo también aunque también contagiada de la alegría que desbordaba mi padre.

Inmediatamente paré la alarma y me acerqué, también con una inevitable sonrisa, contagiado de su brillo. Me miró como si me viera por primera vez y soltó nuevamente a reír. Me abrazó amorosa y suavemente con esa sonrisa del Ser que estamos aprendiendo a integrar y, luego de un buen rato, cuando se fue calmando no lo pude creer, pero por primera vez vi que mi padre cerraba sus ojos y espontáneamente respiraba. Yo, junto con él también respiré y pude sentir como en realidad Todos Somos Uno y cómo todos estamos despertando.

Cuando regresamos al carro le pregunté que había sucedido. Me dijo así:

"Mira hijo, cuando fuiste al banco te estuve esperando y luego de unos instantes por alguna razón que ni recuerdo, abrí la puerta del carro y empezó a sonar la alarma de manera estrepitosa. Después de como un minuto de intentarlo todo para detener el insoportable bullicio me encontraba completamente furioso, te estaba odiando y vinieron a mí recuerdos horribles de cosas que ni siquiera recordaba con muchas personas del pasado y conmigo mismo. Estaba tan pero tan molesto y me sentía tan impotente que por un instante cerré los ojos y me sentí morir. Entonces sucedió. No lo puedo explicar pero de pronto empecé a sentir cómo todo lo que alguna vez me ha molestado o que haya molestado a otros de mí, realmente no es importante, que de hecho no sucedió ni está sucediendo ahora. Y así, con este pensamiento que me llenó de alegría, salí del carro y ahora no puedo parar de reír. Siento que he dejado atrás un millón de años y mil preocupaciones que tenía. Ahora veo que esta alarma no sonó en vano. Veo que en realidad Dios existe y que actúa de formas misteriosas".

Mi padre llegó a la casa y todos hasta ahora están asombrados de su cambio completo de actitud frente a la vida. Siendo una persona de la tercera edad está ahora lleno de entusiasmo, contando chistes, haciendo invitaciones a sus amigos más cercanos y llamando a muchos otros que probablemente no había llamado en mucho tiempo. Es increíble pero ahora me doy cuenta de que toda nuestra práctica funciona y tiene efectos rotundos también en los demás. Gracias.